¡Gracias Mi Media Manzana por haber inspirado la escritura del guión de nuestra película!


Jean Carlo, 37 años, Perú (Lince) - Sofía, 36 años, Peru (San Borja) - Pareja Formada por Mi Media Manzana


Conocernos un 14 de febrero nos cambió la vida.

A casi un año de relación, nos enamoramos en horas, empezamos a vivir la vida al máximo sin pensarlo dos veces, conocimos a nuestras familias, decidimos convivir, nos comprometimos, nos animamos a ser padres, nos casamos y con el transcurrir de los días continuamos escribiendo nuestra historia. Todo, en un curso súper intensivo de “cómo recuperar el tiempo perdido cuando has tratado de buscar a esa persona ideal y luego de algunas enseñanzas de la vida Dios te pone a la persona menos esperada para aprender a amar en tiempo récord”. El culpable y cómplice, Mi Media Manzana.

Por: Jean Carlo y Sofía (Familia Quezada Narváez)

Hicimos clic

Contar cómo nos conocimos a todo aquel que nos pregunta, es un conocido ritual que nos produce una mezcla de indescriptibles emociones que hace que rememoremos aquella mañana del domingo 14 de febrero del 2016. La Trujillana Sofía de 35 años y el Limeño Jean Carlo de 36 años, llegaron a la vida del otro con una serie de vivencias que nos hicieron coincidir en este mundo en tiempo y espacio en una “melosa fecha del amor” que para nosotros no era nada especial.

Lo curioso y gracioso de la historia, es que ambos éramos desde hace un tiempo usuarios de Mi Media Manzana, siendo nuestros fines muy diferentes, porque Sofía lo usaba en plan de búsqueda (inequívoca o no) del hombre ideal, y yo, lo había usado para un fin académico, y digo académico (aunque se lea extraño), porque un mes antes había desarrollado junto a un grupo de estudio, un trabajo de Marketing para mi Especialización en una reconocida Universidad. El trabajo era analizar webs y apps de algunos negocios por Internet, llegando de entre todos los casos a analizar, Mi Media Manzana, para lo cual, tuve que crear un perfil y ver la dinámica de su funcionamiento, siendo el resultado aparte de obtener una satisfactoria nota, el comenzar a recibir notificaciones a cada rato de un “suculento” menú del día de ávidas féminas por ser mis amigas y conocerme. Una situación, que pasó de no ser desapercibido a serlo, cuando las fotos y los mensajes comenzaban a intentar engancharme, pasé entonces, del análisis y presentación de la tarea a la experiencia vivencial como usuario, lo que me trajo explorar el mar y ver todo tipo de especies en un ecosistema que quizás no estaba hecho para mí, porque más allá de la superficial foto, no había una conversación interesante que llamé mi atención, ninguna, hasta que llegó Sofía.

 

“Sofía, quiere conocerte, contactarte, o le gustas”, es el mensaje que recibí (algo así creo que decía), uno más de los que ya había visto muchas veces desde que saque la cuenta y me reventaba el correo todos los días. En un primer momento no le preste atención, pero, cuando vi su foto (engaña muchacho como le digo a ella por la producción que toda mujer tiene), eso fue lo que impulsó mi curiosidad a prestarle más atención y empezar una inteligente e interesante conversación que trajo todas las maravillosas consecuencias consentidas que se han logrado hasta este momento. Aunque ella después me dijo que le había llegado un mensaje parecido al mío, pero con el tenor de “Jean Carlo, quiere conocerte”, debemos confesar que a ambos nos embargó esa curiosidad del mensaje y la foto inicial, ¿quién dio el paso primero?, eso es algo que se lo debemos al destino y al sistema de Mi Media Manzana que se unieron para que esto ocurra ese día.

Era domingo, ni siquiera habíamos pensado que era 14 de febrero, porque lo vimos como un domingo común y corriente, el tiempo transcurría y el reloj marcaba casi las 10 de la mañana, cuando mi búsqueda de información de otra tarea universitaria que tenía que presentar el lunes 15 me distrajo. Inicié una conversación con la que hoy es mi esposa y futura madre de mi hijo (por sus 7 de embarazo), y hasta ese momento no lo sabía y mucho menos imaginado. Lo que vino seguido a mi irónico saludo de: “Hola, ¿esa es tu foto o es plagiada al estilo de Acuña?” fue un inteligente “¿Tomo eso como un cumplido o es una burla?”. Un intercambio de mensajes que fueron el enganche perfecto que hizo que la “Ingeniera Leona” y el “Comunicador Sagitariano” pasaran del chat por la web, al WhatsApp por la tarde (1:00 pm), y luego, a la llamada telefónica por la noche (8:00 pm), terminando su “filosófica conversación” con mucha pena, pero gran emoción en altas horas de la noche.

Recordar qué sentimos ese día vuelve a ser indescriptible, los segundos, minutos y horas fueron sublimes, como una perfecta ópera donde cada instrumento hace su función para acariciar con sus notas tus sentimientos, queriendo siempre más de esa bella sinfonía. Casi al finalizar el día nos dimos cuenta que era 14 de febrero, pero eso fue lo de menos porque lo más importante ya se había dado, el conocernos. Esto abrió el camino para continuar conociéndonos personalmente el miércoles 17 (al cabo de sólo tres días), reafirmando así nuestro deseo de querer seguir viéndonos y estar juntos.

Dicen que la primera impresión es la más importante, en nuestro caso, pasamos de ver la foto, al escribirnos mensajes, escuchar nuestras voces y por último vernos de manera presencial, otro momento clave, porque ¿qué hubiera pasado si no éramos lo que esperábamos?, quizás, las ilusiones se venían abajo y cada quien volvería desde 0 a lo que estaba antes. Pero, pasó todo lo contrario, todo encajó bien, y aunque no éramos al 100% idénticos con las fotos de nuestro perfil, todo lo demás fluyó hasta que programamos volver a vernos el sábado 19 de febrero, fecha en que con el cielo Barranquino, la brisa, el mar, la música romántica, las tenues luces y demás atmósfera envolvente de testigos, le pedí formalmente que sea mi enamorada. Y todo, en febrero, “el mes más meloso del año”, de tanto “repudiarlo” terminamos envueltos en su contagiante melosidad.

Recuperando el tiempo perdido

Pero lo mejor de todo, se empezaría a dar después, porque nuestro ímpetu de jóvenes maduros nos hizo andar con paso firme y no tanto en las nubes, llevándonos a vivir la vida, pasando por varias vivencias que nos hicieron conocernos en todos los aspectos, los buenos y malos. Es increíble, pero ¿no les ha pasado que cuando sienten que esa es la persona. el tiempo pasa rápido y siempre falta más y creen conocerla de tiempo? Bueno, eso nos pasó y nos pasa, de repente como a todos los enamorados(porque así siempre se empieza) Tenemos mucha química, full comunicación, y competencias como pareja que nos han hecho sentar las bases de esta relación, afianzándose a medida que pasaron los días, semanas y meses. Pasamos de vernos los fines de semana a casi toda la semana, de viajar, perdernos y presentarnos a nuestras familias, a convivir y mezclar nuestros mundos, sin nada que ocultar y ser lo más transparentes que se pueda. Llegando un 22 de julio a formalizar con una sencilla y significativa pedida de mano en la banca del parque donde nos conocimos personalmente por primera vez, para luego recibir la noticia de ser padres de nuestro esperado Gabriel, dándole el cierre a nuestra historia con nuestro Matrimonio Civil realizado el viernes 27 de enero de este año, a puertas de cumplir nuestro primer año de celebrar el inicio de este gran amor.

Cuando vemos todo lo que hemos avanzado, a veces decimos que somos unos locos, quizás sí o de repente no, “todo depende con qué ojos y desde qué lado va el cristal” (como dice el dicho). es aquí donde se me viene a la mente la famosa letra de Color Esperanza de Diego Torres, que dice: “es mejor perderse que nunca embarcar, es mejor tentar que dejar de intentar”. Nos perdimos y tentamos a la suerte y lo que nos propusimos lo logramos. Somos conscientes que nos falta mucho por aprender y lo que venga siempre lo haremos y aprenderemos juntos de los aciertos y errores. Lo importante, es que sabemos que es lo que queremos, nuestra vida en familia juntos, nuestro principal objetivo y hacia donde apuntamos. Si el objetivo en la parte emocional es ese y coincide plenamente con lo que quiere la persona que eliges como tu pareja para toda la vida, todo fluye con naturalidad, todo se va dando y lo que pase es parte de un proceso de aprendizaje y crecimiento. Nosotros decidimos apostar y entregarlo todo para amar lo bueno lo malo, lo que sabemos y no sabemos, y así construir nuestro futuro. Cada relación es distinta y tiene toda una historia que contar, en nuestro caso, nos sentimos afortunados porque nos encontramos dos personas ordinarias para juntarse, complementarse y convertirse en extraordinarias.

Mi Media Manzana, ayudó a juntarnos, fue el mediador, culpable y cómplice. Estoy seguro que, así como a nosotros a otras parejas que tienen las cosas claras y usan este u otro medio por Internet les debe haber funcionado. Aunque sabemos que todavía hay cierta desconfianza en un porcentaje de la población para encontrar el amor por esta vía (porque no sabes si lo que te dice la otra persona es verdad, será como se presenta o qué intensiones tiene) lo importante es darle una oportunidad a las oportunidades, tener claro que es lo que buscas, evaluar la situación y decidirte a hacerlo. A nosotros nos funcionó y podemos dar testimonio de ello. ¡Gracias Mi Media Manzana por haber inspirado la escritura del guión de nuestra película!


Te mostraremos más que fotos

Aquí verás aspectos compatibles que tienes con cada persona


Continuar »



, acá verás fotos de las personas que cumplan tus filtros.

Que viva en

Si ambos se dan "Me gusta", podrás ver su perfil.


Iniciar Te Gusta »









"Estamos buscándote
Parejas compatibles entre nuestros más de
1344767 usuarios"

¡Haz que te vean 10 veces más!

Usuarios Premium salen más veces en la opción "Te Gusta"


Destácate ahora »